Hormona testosterona

Introducción.

La testosterona es la hormona sexual masculina. En el hombre, su producción se realiza principalmente por los testículos, mientras que en las mujeres pequeñas cantidades son producidas por los ovarios y la glándula suprarrenal, desempeña un papel clave en la salud y en el desarrollo del hombre a lo largo de su vida, desde de la etapa fetal hasta la vejez.

Es una hormona androgénica esteroide anabólica, es decir, es un lípido sintetizado a partir de colesterol (esteroide), producida por glándulas y con acción reguladora sobre la fisiología celular, cuyas acciones principales son promover la masculinización y la síntesis de moléculas complejas a partir de las moléculas más simples (efecto anabólico).

Consecuencias de sus bajos niveles.

El equilibrio hormonal que ha existido durante millones de años se está desmoronando en unas pocas décadas. El resultado más visible es un gran aumento en el número de hombres con senos. En un comienzo, se trata simplemente de grasa acumulada en el pecho, pero en  un nivel avanzado, se produce ya un cambio en la naturaleza del tejido, y se denomina ginecomastia, que generalmente  requiere cirugía. Esto sin mencionar las acumulaciones de grasa en las caderas, típicos de las mujeres, pero cada vez más frecuentes también en los hombres.No se trata de un simple aspecto estético , sino que unos niveles bajos de esta hormona repercute de forma directa tanto en la salud física como mental con algunas consecuencia tales como:

  • DEPRESIÓN: Hay multitud de estudios que demuestran que los niveles bajos esta hormona tiene una incidencia totalmente directa sobre los estados emocionales, incidiendo sobre la aparición de episodios depresivos.
  • ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS: Se ha visto como niveles bajos repercute en la aparición de patologías tales como el Alzheimer.
  • PÉRDIDA DE MÚSCULO: La testosterona es un esteroide anabólico, es decir aumenta la síntesis de proteína y por tanto es fundamental para el  desarrollo muscular .
  • DISFUNCIÓN ERÉCTIL: Es una hormona totalmente vinculada con el apetito sexual, por lo que sus niveles influyen directamente sobre la sexualidad en general.

Principales causas de sus niveles bajos.

Como casi siempre aparecen las mismas causas como son  el consumo de alimentos procesados y nuestra vida sedentaria, los cuales  juegan un papel muy importante en la pérdida de virilidad que hemos experimentado en los últimos años, pero no son los únicos , además tenemos diversos medicamentos que prometen reducir el colesterol y provocan una caída de los niveles normales . Además tenemos el  estrés ya que un nivel elevado de cortisol inhibe la producción de testosterona.

Estrategias para aumentar sus niveles de forma natural.

  • AUMENTA EL CONSUMO DE GRASAS SALUDABLES: Necesitamos  colesterol para producir testosterona. El pánico a las grasas (fundamentales para nuestra supervivencia durante millones de años) nos ha hecho apartar de nuestra dieta alimentos totalmente saludables, que nuestro cuerpo requiere. No tengas miedo a consumir grasas saturadas naturales, idealmente de animales que hayan pastado libremente (no alimentados con cereales) o productos derivados del coco, rico en este tipo de grasas. Come también salmón, aguacate, aceite de oliva.
  • AUMENTA EL CONSUMO DE VEGETALES CRUCÍFEROS: como brócoli, coliflor y coles de bruselas. Su aporte de indole-3-carbinol se convierte por el cuerpo en diindolilmetano (DIM), que reduce los estrógenos y por tanto aumenta la testosterona, además de ayudar en la prevención del cáncer.
  • INGIERE ALIMENTOS RICOS EN ZINC: como carne, hígado, huevos (incluida la yema), cangrejo, salmón, ajo, champiñones, chocolate negro. La relación del zinc y la testosterona ha sido evidenciada en diveros estudios y la deficiencia de este mineral es bastante frecuente, tanto en hombres como mujeres. El magnesio es otro mineral relevante para optimizar tus niveles de testosterona.
  • CONSUME FRUTOS SECOS: son un buen aporte en selenio, que también juega un papel importante en la producción de testosterona y en la fertilidad.
  • ENTRENA LA FUERZA MUSCULAR: El ejercicio es fundamental para mantener un nivel saludable de testosterona, por partida doble. Por un lado quema grasa corporal, lo que reduce en sí la producción de estrógenos y por otra estimula por sí mismo su  producción. Además realiza en ocasiones sesiones de cardio tipo HIIT, se ha visto cómo aumenta la producción de esta hormona. De vez en cuando también entrena la potencia , y no llegues al fallo muscular  frecuentemente , intenta dejar una o dos series por realizar.
  • MEJORA TU DESCANSO: La falta de sueño, incluso por unas pocas noches, reduce la testosterona y aumenta el cortisol. Intenta dormir 8 horas al día. Siestas cortas de 20-30 min también aumentan su producción.

Resumen.

A modo de conclusión podríamos decir que la testosterona juega un papel fundamental en nuestra salud en general y principalmente en los hombres donde sus niveles son mucho mayor que las mujeres y tienen mayor impacto sobre las funciones del organismo.

Hemos visto cómo a medida que hemos evolucionado y adquirido nuevos hábitos, no tan saludables los niveles de esta hormona han descendido a nivel global en las poblaciones. En nuestras manos están  decisiones tan sencillas como nutrirnos de una forma más sana, realizar actividad física y mejorar nuestro descanso, con solo esas herramientas mejoraremos de forma sustancial nuestros niveles de esta crucial hormona.

 

Si necesitas que te asesoremos y te ayudemos a alcanzar tus objetivos, descárgate nuestra APP WELLNESS NUTRITION, elige el plan que mejor de adapte a tus necesidades y además podrás preguntar todas tus dudas desde el chat en directo, ver tu evolución cada semana, consultar tu plan de nutrición y tabla de entrenamiento exclusivamente personalizado para ti.

 

No olvides que puedes consultar tus dudas en el siguiente enlace de whatsapp

 

¡Te esperamos!

 

 

Escrito por Adrián González.

 

 



Abrir Chat
💬¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 Dime, ¿En qué puedo ayudarte?